Gemología

La Perla, la reina de las gemas. Una guía para clasificarlas

Tira mixta de perlas cultivadas de agua dulce rosadas, grises y doradas.

Las lágrimas de Afrodita

Así es como denominaban los griegos a las perlas, ya que las identificaban con las lágrimas de dolor que lloró Afrodita por la muerte de Adonis en un accaidente de caza. El dolor de la diosa quedó, así, eternamente reflejada en la belleza de las perlas.

Coco Chanel dijo la famosa frase: «Una mujer necesita cuerdas y cuerdas de perlas». Aunque destila un doble sentido no muy correcto hoy en día, nosotros somos partidarios de cada mujer pueda lucir su propio collar de perlas.

La nueva guía para clasificar perlas

Al principio sólo existían las perlas naturales, extraídas de las ostras perlíferas en lugares exclusivos del mundo. Las conseguían expertos buceadores a pulmón, una por una, y sólo crecían aleatoriamente en algunos individuos de esa especie de ostra. Eran famosas las del Golfo Pérsico y las del Pacífico. Como curiosidad, en la albufera de Valencia se producían los pequeños «aljofar» típicos de las «arrecadas valencianas».

A principios del siglo XX el empresario japonés Mikimoto Kochichi comenzó a comercializar perlas cultivadas, que se forzaban al intruducir núcleos de nácar en las ostras perlíferas del mar de Akoya.

En los años 70 del siglo XX, en China se comienza a producir mucha perla poco uniforme (se le llamba «grano de arroz»), pero en gran cantidad, con un tipo de mejillón de agua dulce llamado Cristaria plicata. Posteriormente, en los años 90, se consiguen producir perlas mucho mejores con mejillones de la especie Hyriopsis cumingii, aunque en cantidades menores

La Confederación Mundial de Joyería ha creado la Guía para clasificar perlas naturales y perlas cultivadas, un excelente recurso visual para los consumidores, haga clic en CIBJO 🔗https: //linktr.ee/thejva

Con una elección tan magnífica de tipos, colores, tamaños y formas para elegir, ¡quizás se pregunte por dónde empezar! Así que preparamos una lista de consejos principales de factores de valor

Perlas negras de los Mares del Sur

Parámetros principales para clasificar perlas

Tamaño: Las perlas pueden variar en una variedad de tamaños. Las perlas cultivadas de Akoya se producen entre 3 y 9 mm. Las Perlas del Mar del Sur son más grandes, y se pueden encontrar desde 9mm hasta 20 mm. Cuando todos los demás factores enumerados son iguales, el valor de una perla más grande será mayor.

Forma: Al clasificar las perlas redondas, deben tener una forma redonda uniforme. Las perlas también se encuentran en una serie de formas diferentes, como ovalada, forma de pera y perla barroca. También se les pueden dar formas geométricas (cruces, cuadrados o discos), y hay perlas de formas muy desigua (como las Keishi)

Color: Los colores naturales son los más apreciados. Las Perlas del Mar del Sur se ven en blanco y dorado. Las perlas de Tahití se ven con varios matices de gris, y también verdes, púrpuras y rosas, etc. Las variedades de agua dulce pueden incluir rosas y lilas. En algunos casos, las perlas se tiñen o se irradian para producir sus colores. En general, las perlas muy blancas son las más apreciadas y se huye de los tonos amarillentos.

Lustre: El lustre es la calidad del reflejo de la luz en la superficie de la perla. Esto se clasifica de excelente, donde el reflejo es muy definido y casi como un espejo, a pobre, donde es opaco y calcáreo.

Calidad de la superficie: La calidad de la superficie de una perla se refiere al número de imperfecciones o ampollas en la superficie de la perla.

Calidad del nácar: Se refiere al grosor del nácar, la sustancia secretada por el molusco para crear la perla. Un nácar fino es menos deseable.

Emparejamiento: Cuando una pieza de joyería contiene varias perlas, se tiene en cuenta qué tan bien combinan. Las perlas bien combinadas serán similares en todos los factores anteriores y esto tendrá un efecto positivo en el valor.

 

 

Este post se ha basado en un artículo publicado por The Jewellery Valuers Association. www.thejval.com

Puede que también te guste...